Garantía de calidad

A principios de los 90, comenzamos nuestra andadura en el sector ganadero adquiriendo las primeras terneras para crianza propia, teniendo actualmente 500 cabezas hembras cruce de raza charolesa.

Una cuidada selección previa y una adecuada crianza posterior, nos permiten obtener una alta homogeneidad en nuestras terneras, considerada una de las mejores productoras de carne ya que de ellas obtenemos piezas con gran infiltración que nos aseguran las carnes más exquisitas.

La ubicación de la finca, en la Ribera del Alto Ebro de Valtierra, Navarra, con un clima cálido y seco, así como la alimentación natural a base de cereales y pasto autóctono, son dos factores claves para la obtención de la mejor selección de carnes de nuestras terneras.

Un exigente proceso para satisfacer los paladares más exigentes, ofreciendo al gusto todos los cortes de ternera, desde la canal entera hasta el despiece fileteado, ofreciendo así un servicio a medida al cliente.